La Comunidad

Las condiciones socioeconómicas de los bateyes son las más precarias de nuestro país.  Muchos bateyes no están servidos por electricidad, ni por agua potable. La mayoría de los bateyes carece de las más elementales estructuras sanitarias tales como letrinas. Las familias viven hacinadas en cuartos de barrancones con falta de iluminación y ventilación.

El principal beneficio para la comunidad es el de elevar su dignidad a la condición de seres humanos. En la mayoría de los bateyes, la población vive en un letargo donde se ha perdido toda esperanza de disfrutar de una calidad de vida más digna. Con el trabajo de la Fundación, se irradia un mensaje de esperanza creíble a estas personas.  Se demuestra con acciones concretas que el propósito de la existencia de todos los seres humanos es el de conocer, amar y servir a Dios y al prójimo.  Se les enseña que con la ayuda de Dios, todos los seres humanos tenemos la capacidad de sobreponernos a nuestros problemas. Deliberadamente se les enseña que nadie tiene que venir a regalarles algo para que ellos puedan obtener su felicidad. Por el contrario, estamos inmersos en una continua enseñanza que busca  elevar la autoestima de esta población.

 

Número de personas que reciben esos beneficios:

La población escolar en el año 2007-2008 es de 320 niños quienes provienen de 205 familias. Si añadimos a este número los 17 profesores, la Fundación impacta a 222 familias y la población total beneficiada por la Fundación es de 932 personas.

 

 

Hato Mayor, República Dominicana

©2008 Fundación Santa María del Batey

 

 

Inicio La Escuela La Comunidad Voluntarios Apadrinar Información de Contacto